Archive for EVENTOS

#POBREfestival2013

1044527_584091934984875_1229423786_n


¿Por qué “pobre”? Miguel Mejía, joven director del Colectivo Precaución de la colonia Las Pintas del municipio de El Salto, Jalisco, reconoce que muchas personas los han cuestionado por el nombre del festival. Marissa aclara el sentido del nombre: no hay dinero de por medio en este festival. Todo lo que ves se realiza gracias a la cooperación e integración de personas de la comunidad y algunos familiares de fuera, pero en este evento no se utiliza el dinero.

“Tiempos pasados en mentes mayores”, lema que eligieron para esta segunda edición del festival, del 20 al 22 de septiembre, apelando a la memoria histórica y a los relatos de padres y abuelos para darse cuenta de que el panorama de la colonia no siempre fue el mismo. Jesús Gómez, del colectivo, quien todavía no es padre ni abuelo, comenta que  aprendió a nadar en la presa, en la que hoy algunos nadan, sin saber a la cantidad de tóxicos a los que se exponen.

Hoy, la colonia tiene el olor putrefacto de la presa, los peores indicadores del  Índice Metropolitano de la Calidad del Aire (IMECA) en la Zona Metropolitana de Guadalajara, disminución grave de la biodiversidad y graves problemas de salud relacionados a la contaminación. Sobre algunos de estos a penas se investiga de manera independiente para ubicar causales y pruebas, por ejemplo del aumento de abortos en las mujeres de la zona.

Antes, era diferente. Y no sólo es una nostalgia de tiempos que nunca podrán volver. Se trata de la conciencia de que hubo un tiempo en donde el ambiente de no era un peligro para la vida. Se trata entonces de que los pobladores saben que no siempre fue así, que algo ocurrió y que por lo tanto pueden imaginar, organizarse y exigir un lugar para habitar en el que puedan disfrutar el paisaje, estar sanos y no tener que salir con tapabocas a la calle.

La mayoría de las personas mayores con las que platicamos, hablan del corredor industrial de El Salto como ese hecho que marco el antes y el después de la calidad de vida del pueblo.

A pesar de la poca convocatoria del festival, en contraste con el flujo de personas asistiendo a la plaza de toros a un costado, el Colectivo Precaución mantiene el ánimo arriba pues sabe que no es fácil lograr el interés de la gente en informarse sobre las condiciones del aire y del agua en la colonia, y en acercarse a conocer alternativas.

577342_584091711651564_1125954699_n

La maestra Miyuki Takahashi ofreció una charla al aire libre que concluyó dando algunas alternativas para no usar tóxicos en casa, el taller ambiental de la preparatoria no. 17 hizo una muestra de hidroponia y un colectivo de jóvenes compartió recetas veganas. De las distintas convocatorias en primarias, secundarias y preparatorias para participar en los concursos artísticos, las bandas musicales superan la capacidad del festival. Tuvieron que elegir 14 de 50. Así que música no faltó.

¿Algún mensaje para la gente que no vive en Las Pintas? “Nosotros aquí, estamos luchando, pero somos pocos, buscamos que las demás personas se den cuenta de cómo vivimos aquí en Las Pintas, porque el aire que ustedes respiran, el aire que ustedes están contaminando, se viene para acá. El agua que ustedes contaminan se viene para acá, nosotros somos como el basurero de ustedes, entonces es importante que ustedes sepan a dónde se van sus desechos. Gente como nosotros somos quienes los estamos recibiendo y que no se vale que por la culpa de otras personas estemos perdiendo la vida o estemos afectando nuestra salud. Todos somos responsables”, concluye Miguel.

7911_584091801651555_1865436942_n

 

602950_584091401651595_366462608_n

Daño ambiental, daño humano

IMG_8869

“Se necesita escuchar a los viejos, a los que iban a las cascadas a nadar y a pescar, para construir el imaginario colectivo, organizarse, ver a dónde se quiere ir y hacer exigibles los derechos a un ambiente sano”. Ana Becerra, estudiante de ingeniería ambiental e integrante del colectivo La orden de la tierra que se está conformando en el municipio de Poncitlán, Jalisco, participó en una charla organizada por el Voluntariado Por nuestro río de Manos Solidarias del Centro Universitario Ignaciano, con el objetivo de profundizar en las condiciones de algunas de las comunidades ubicadas en la cuenca del Ahogado perteneciente a la cuenca del río, como continuidad a la actividad del Tour del horror que se realizó el sábado pasado con la intención de ver, oler y escuchar de voz de los afectados, las repercusiones de las descargas en el río por parte de habitantes, municipios e industrias en la Zona Metropolitana de Guadalajara.

El académico del Centro de Investigación y Formación Social, Heliodoro Ochoa, afirmó que le damos la espalda al problema del agua y habló de la falta de conciencia acerca de las relaciones que se dan en una cuenca, en específico sobre la cuenca del río Santiago, en los tomadores de decisiones con respecto de la gestión del agua en la cuenca, en la que intervienen 5 municipios. Resaltó las consecuencias que la mala gestión tiene para los “pobres del agua” quienes en este caso pueden ser ubicados sobre todo en los municipios de Tlaquepaque y Tonalá, donde es escaso abastecimiento de agua. En la cuenca, existen 560 mil personas en condiciones de pobreza “¿Por qué hablo de los pobres? porque es en ellos en quienes repercute una mala planeación del territorio y una mala gestión del agua” resaltó, y afirmó que el problema no es de falta de dinero: “dinero hay pero el tema del agua no es una prioridad”

En la Colonia Santa Fe, con 45 cotos, un poco más de 32 mil habitantes y dividida en 4 subcuencas, los problemas de abastecimiento y contaminación en el agua que se suministra son cotidianos. Ignacio Cabrera, vecino de la colonia comentó que ante la imposibilidad de limpiar los tóxicos del río, decidió poner sus esfuerzos en practicar e inculcar el cuidado del agua y organizar acciones de mejora de las condiciones del agua en su colonia, en colaboración en el ayuntamiento de Tlajomulco.

Con un poco más de habitantes que la colonia urbana, Poncitlán sufre las consecuencias de ser un municipio junto al Santiago. Ana Becerra afirmó que los monitoreos de la Comisión Estatal del Agua se basan en acuerdos que sirven para derechos de uso más que como indicadores que sirvan para restaurar los ecosistemas. La falta de información acerca de la calidad del agua que usa la población es alarmante y los índices de enfermedades y mortandad aumentan.

Se trata de propuestas la estudiante las tiene: Pasar del control a la gestión integral, pasar de una visión de recursos a una de ecosistema que contemple los múltiples valores del agua, la capacidad del río de limpiarse y las relaciones humanas, disminuir los flujos de contaminantes, monitorear las rutas de exposición a éstos, tener indicadores epidemiológicos y activar la participación ciudadana para la creación de políticas públicas.

Cultura y basura

Miguel – 12 años – pulmones / Lizbeth – 17 años – asma / Alexis – 15 años – anginas / José – 43 años – hipertensión / Juan – 73 años – insuficiencia renal / Dionisio – 66 años – piedras en el riñón / Valeria – 22 años – infección renal y quiste / Arturo – 27 años – insuficiencia renal / Rosa – 43 años – cáncer… en el sondeo rápido alrededor de la plaza de El Salto, el 17 de noviembre de 2012, hecho por lxs voluntarixs de Por nuestro río.


El templo de la Madre admirable espera con flores a una quinceañera mientras a 5 metros la capilla de velación está lista para recibir el cadáver de una persona más, caída por insuficiencia renal. A 10 metros, en la plaza municipal de El Salto, Jalisco, enfrente del edificio del ayuntamiento (intento de réplica de capitolio) se oye Calle 13 ambientando el 4to. Festival cultural por un ambiente sano, un esfuerzo de algunxs jóvenes habitantes del municipio que se organizan para mostrar alternativas de vida porque “ya es bastante triste vivir aquí”, en palabras de Sofía Enciso, quien vive en este lugar que hace 3 décadas era un atractivo turístico y prometía el “desarrollo” y el “progreso” con la llegada del corredor industrial, hoy uno de los responsable del grave daño humano (dejemos de llamarle por ahora ambiental porque bajo este término podríamos pensar sólo en pececitos y se nos podrían esconder los rostros lastimados de lxs rivereños) en la región.

Todo está como para salir corriendo pero, en vez de eso, la gente busca y hace razones y acciones para quedarse. No son muchos, pero logran llamar la atención y conseguir la solidaridad de unas 100 personas que de distintos modos cooperan para que este sencillo, simbólico y profético evento sea posible. La primera edición de este Festival se hizo con el objetivo de involucrar a la comunidad en la Asamblea Nacional de Afectados Ambientales que se realizó allí en 2009. El Festival cultural sigue para cuestionar nuestro modelo de “civilización” y dar ejemplo de que las cosas se pueden hacer de manera diferente. Lxs organizadorxs podrían dedicarse a marchar o gritar consignas, pero dedican este día a la esperanza y a asumir su parte de responsabilidad en la enfermedad y la curación del río.

Esténciles, cuadernos, tendedero de sueños, flores, cámaras fotográficas, máscaras… es lo que se aprende a hacer en los talleres del Festival, sólo con basura pepenada y limpiada por los organizadores. La queja no es la protagonista del Festival. Si fuera así, el 80% estaría destinada al sector empresarial y el otro 20% a los habitantes de la Zona Metropolitana de Guadalajara. Lxs jóvenes eligen el quizá 2% de responsabilidad que les corresponde para hacer arte con basura o, mejor dicho, para dejar de pensar que la basura es basura, “porque no es la que en realidad creemos, son esos”, dijo Germán volteando a ver el seudo-capitolio municipal, después de explicar que las autoridades no atacan los problemas importantes y a veces obstaculizan la acción ciudadana. Gustavo, de 11 años, también apela a la responsabilidad propia cuando responde “las empresas y nosotros mismos” al preguntarle por las principales causas de la contaminación en el río.

El mensaje implícito del Festival autogestivo es la conexión entre el estado de muerte del río y el consumo, de ahí que los protagonistas del evento son los ejemplos de reutilización de materiales que comúnmente echamos, sin más, al bote de la basura y luego a orillas del río (sin verlo).

También con pura basura, el Voluntariado Manos Solidarias Por nuestro río colocó el montaje: Bienvenid@ al río Santiago, una simulación de los focos contaminantes (basura municipal, tóxicos del hogar, empresas y sector agrícola) y su relación con lo que habita en el río (metales pesados ligados a enfermedades). Greenpeace recientemente publicó un estudio al respecto y estuvo presente en el Festival, como parte de su campaña de Ríos tóxicos gracias a la cual se está visibilizando de creativas y diversas formas el daño de las comunidades que se conectan con el río y las causas de este daño.

Ya lo sabemos, pero no es lo mismo saber a escuchar, tocar, oler y ver. Ya lo habíamos visto, olido y escuchado, no es lo mismo una o dos, tres o cuatro veces. Desde hace tiempo son lxs muertxs, el cáncer y el silencio, por eso mismo no deja de doler que siga siendo. ¿Cuántxs muertxs faltan para limpiar el Santiago? ¿Debemos empezar un “cuenta muertos aquí”? No son balas, pero son dosis del veneno de la omisión que igual, acumuladas, hacen sangrar, literalmente, a las personas cercanas al río.

Casi 10 años de denuncias, recomendaciones de derechos humanos voces, gritos, manifestaciones, niñxs muertxs, letras, montajes, talleres, plantas de tratamiento… y el “saneamiento” del Santiago todavía parece un digno sueño imposible.

Puedes…
ver aquí el estudio de la contaminación de la cuenca del Santiago de Greenpeace
http://www.greenpeace.org/mexico/es/Footer/Descargas/reports/Toxicos/Contaminacion-de-la-cuenca-del-Rio-Santiago/

leer la información que comparte la asociación Un Salto de Vida, de habitantes del municipio
http://limpiemoselsalto.blogspot.mx/

recordar este fotoreportaje de 2009 de la revista MAGIS, que retrata a los enfermos por el río, hoy con nuevos rostros…
http://magis.iteso.mx/node/204

Wake Cup

 

The Wake Cup es un movimiento social que surge junto con los Juegos Panamericanos en Guadalajara que durará desde el 20 de septiembre al 20 de noviembre, con el propósito de aprovechar la oportunidad de captar la atención de la sociedad y concienciar sobre 4 aspectos principales de nuestra región: seguridad, salud, medio ambiente y movilidad.

En este proyecto se llevarán a cabo actividades aprovechando el espacio público como el Parque Metropolitano, el Paseo Chapultepec y algunas universidades impartiendo talleres gratuitos, exposiciones, conferencias, entre otros, con expertos en los temas con el objetivo de lograr sensibilizar y denotar iniciativas en nuestra sociedad.

La participación de Por Nuestro Río en The Wake Cup consiste en la exposición de varios paneles en diferentes universidades enfocándose en el tema del medio ambiente de la región. También se realizará una intervención que se llevará a cabo en Chapultepec con un montaje del Río Santiago el 5 de noviembre con el objetivo de enfatizar la grave situación de éste. Para obtener más información sobre las actividades que se llevarán a cabo durante este proyecto puedes entrar a la página oficial (http://www.thewakecup.com/).

Séptima Asamblea Nacional de Afectados Ambientales (extracto)

Se realizará los días sábado 30 y domingo 31 de julio de 2011, en la comunidad de Salsipuedes, municipio de Acapulco, Guerrero, una de las numerosas comunidades pertenecientes al Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la Presa La Parota (CECOP).


Asamblea Nacional de Afectados Ambientales

La crisis económica, política, social y ambiental que sufre el país desde hace varios años está llegando a límites muy profundos en este 2011. En todo el territorio nacional, numerosas comunidades locales, organizaciones sociales y civiles han comenzado a unirse para denunciar la criminal guerra desatada por el gobierno federal (y muchos gobiernos estatales y municipales) contra la población, contra sus modos tradicionales de vida, contra su agricultura y sus condiciones elementales de subsistencia para apropiarse de lo que queda de la ya mermada riqueza nacional. Trátese de la violencia extrema de las bandas del crimen organizado, de la represión política u ocupación militar del Estado o del asalto privatizador de los territorios, los recursos naturales e infraestructuras producidas de la nación, México vive hoy una situación extrema de desgarramiento en la que cada uno de los proyectos de inversión (e intervención) extranjera o nacional en los espacios rurales y urbanos del país, más que representar una opción productiva se muestra, descarnadamente, como una fuerza destructiva que amenaza con arrasar nuestras fuentes de agua limpia, la fertilidad de nuestros suelos, la abundancia de nuestra biodiversidad silvestre y agrícola, nuestros bosques y nuestra salud.

Desde que nos reunimos como Asamblea, en septiembre de 2010 en la comunidad de Magdalena Ocotlán, en los valles centrales de Oaxaca (una de las muchas comunidades amenazadas por la criminal empresa minera canadiense Fortuna Silver Mines), hasta la fecha, se han profundizado las agresiones y las amenazas contra muchas de las resistencias comunitarias que intentan frenar la descomposición y la destrucción socio-ambiental que representan los proyectos mineros, carreteros, de presas, de urbanización salvaje en ciudades medianas y grandes, de invasión de semillas transgénicas y por la contaminación y sobreexplotación de las aguas del país:

  • En la ciudad de México surgen y continúan decenas de movimientos en los barrios de Iztapalapa, Azcapotzalco, Tlalpan, Tláhuac o la Magdalena Contreras para impedir el proceso de privatización de la ciudad, mientras que en el estado de México se reúnen los pueblos del oriente para denunciar el asalto a sus tierras de cultivo por las unidades habitacionales privadas, los centros comerciales y las tiendas de conveniencia y proponer el rescate ambiental de la zona lacustre.
  • En Jalisco, Veracruz, Oaxaca y Guerrero, las comunidades campesinas reclaman la cancelación de los proyectos de construcción de grandes y pequeñas presas hidroeléctricas que no sólo les forzarán a emigrar, sino que amenazan con destruir grandes extensiones de bosques y tierras de cultivo que son su principal medio de producción y reproducción.
  • En Baja California Sur, Colima, Jalisco, Chihuahua, San Luis Potosí, la montaña de Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Zacatecas, Durango, Sonora y Veracruz se vive el terror de la ingeniería de conflicto que acompaña a los proyectos canadienses, estadounidenses y mexicanos de extracción minera que operan gracias a la complicidad y corrupción del Estado, que autoriza sin fundamento sus mal llamadas “manifestaciones de impacto ambiental”, y se convierte en garante de los intereses de empresas trasnacionales que, además de saquear los territorios de los pueblos indígenas y campesinos, dejan tras de sí una cauda de muertes por enfermedad o por la violencia de sus grupos paramilitares.
  • En Puebla, Morelos, el Estado de México, el Distrito Federal, Oaxaca, la región de las Huastecas, en San Luis Potosí y en la sierra Huichola de Jalisco las comunidades y pueblos de las orillas de las ciudades luchan contra los proyectos de construcción de carreteras privadas, libramientos, “supervías”, líneas del metro o rutas de metrobús que servirán sólo para vaciar de campesinos, indígenas y habitantes urbanos pobres los territorios y los barrios, con el fin de densificar todavía más las áreas urbanas ya insustentables y abrir paso a los grandes negocios de la especulación inmobiliaria, la construcción de hipermercados, gasolineras y tiendas de “conveniencia” que, además de incrementar la contaminación del aire y del suelo, destruir zonas de conservación e impedir la recarga de los acuíferos ya sobreexplotados, propiciarán la generación de mayores volúmenes de residuos que envenenarán a muchas más comunidades que ya han alzado la voz en estados como Morelos, Jalisco, México, Veracruz, Hidalgo, Puebla, San Luis Potosí, Chihuahua y Sonora, contra los basureros a cielo abierto, los rellenos sanitarios y los confinamientos de residuos tóxicos que poco a poco los enferman y los envenenan genéticamente.
  • En Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Jalisco, Quintana Roo, Colima, Michoacán, Veracruz y Guerrero, numerosas organizaciones, comunidades e individuos alertan sobre la destrucción de las costas, selvas, bosques, humedales, lagunas costeras, cenotes y sistemas fluviales subterráneos perpetrada por gigantescos megaproyectos turísticos y habitacionales, las bandas de talamontes o el emplazamiento de empresas gaseras y la expansión de los puertos que impiden la reproducción de los campesinos y pescadores, envenenando con sus residuos las playas, destruyendo la biodiversidad de los arrecifes, los bosques y los espacios productivos de las comunidades rurales.
  • En las cuencas de los ríos Santiago (Jalisco), Atoyac-Zahuapan (Puebla y Tlaxcala), Lajas (Guanajuato), Lerma (Estado de México, Guanajuato y Michoacán), Apatlaco (Morelos), Balsas (Guerrero y Michoacán), Tula y Salado (Hidalgo), Papaloapan, Blanco y Coatzacoalcos (Veracruz) y en los valles de Perote, en Veracruz y de Ocotlán, en Puebla, las comunidades están luchando por su vida y su salud, destruida por décadas de negligencia oficial para limpiar los ríos de los vertimientos de residuos fecales de las ciudades y tóxicos de las industrias o de la sobreexplotación industrial de las aguas subterráneas para beneficio de empresas embotelladoras, automotrices, petroquímicas o agroindustriales que son arrojados en los ríos y las tierras de las comunidades sin ninguna regulación o control de parte de las autoridades ambientales locales o federales.
  • La geografía del riesgo se extiende a todo el territorio nacional por las catástrofes derivadas de la explosión de ductos de petróleo en el centro del país (Puebla y Tlaxcala) o de empresas industriales no reguladas (Puebla y Veracruz), sin que el gobierno reconsidere su proyecto de ampliar las redes de gasoductos en el oriente del estado de México y Morelos, mientras que la mayor sequía en 70 años (vinculada con el calentamiento global que el gobierno mexicano simula combatir) ha provocado ya este año pérdidas de cosechas y ganado en Zacatecas, Durango, Coahuila y Sonora, así como la pérdida de 500 mil hectáreas de bosques y matorrales por los incendios forestales (sólo en Coahuila), a la vez que las inundaciones catastróficas se repiten año con año en Tabasco, Veracruz, Tamaulipas y la región centro del país, agravadas por la negligencia de la Conagua y los gobiernos del Distrito Federal y el estado de México para solucionar su crónica incapacidad de operar los sistemas de drenaje residual y pluvial de la Zona Metropolitana de la ciudad de México.
  • En todo el país, redes de comunidades y organizaciones indígenas, campesinas, civiles, urbanas y científicas han demostrado la amenaza que se cierne sobre México por la autorización que otorgó el gobierno federal a la siembra “experimental” de maíz transgénico en el norte del país (Chihuahua, Sonora, Sinaloa y Tamaulipas), lo que constituye no sólo la invasión del capital trasnacional al campo mexicano, sino el riesgo de pérdida de la mayor contribución económica, agrícola y cultural que los pueblos indígenas mexicanos le han dado al mundo en su historia: el maíz.

Frente a todas estas agresiones —que deben ser integradas al expediente negro del neoliberalismo mexicano como consecuencia de 17 años de vigencia del Tratado de Libre Comercio, junto con los más de 40 mil muertos y 10 mil desaparecidos de la guerra del régimen actual contra la población—, la Asamblea Nacional de Afectados Ambientales nos ha servido a muchos como espacio para fortalecernos en la comprensión integral de las múltiples crisis que vive el país, para mejor organizarnos en la defensa de nuestros derechos y nuestros territorios, así como para tejer alianzas con otras luchas sociales del país y del extranjero que activamente están buscando proponer alternativas reales a las “falsas soluciones” que promueve hoy el capitalismo global (como la geoingeniería, la nanotecnología, la biotecnología, la biología sintética, el programa REDD+), las cuales sólo sirven para simular que se enfrenta la crisis alimentaria e hídrica y el caos climático, mientras se mantienen intactos (e incluso se fortalecen) los privilegios y las ganancias extraordinarias de las empresas y Estados principalmente responsables de la crisis múltiple que hoy vivimos.

Por todo esto y porque necesitamos avanzar en nuestro proceso organizativo nacional para consolidar nuestro movimiento y las urgentes tareas que la grave situación del país nos presenta en el futuro inmediato, los miembros del Consejo de Representantes de la Asamblea, el Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa La Parota (CECOP) y la comunidad de Salsipuedes, Acapulco, Guerrero, convocamos a la

Séptima Asamblea Nacional de Afectados Ambientales

que se realizará los días sábado 30 y domingo 31 de julio de 2011, en la comunidad de Salsipuedes, municipio de Acapulco, Guerrero, una de las numerosas comunidades pertenecientes al Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la Presa La Parota (CECOP).

Después de ocho intensos años de lucha contra este megaproyecto, las comunidades guerrerenses opositoras al proyecto de construcción de la presa hidroeléctrica La Parota se han convertido en una de las más emblemáticas luchas ambientales populares de México y del mundo, porque han sabido definir una estrategia de lucha firme y pacífica para impedir el despojo de sus tierras, su desplazamiento forzado y los abusos y violaciones jurídicas de las autoridades estatales y federales. Sin embargo, a pesar de que el CECOP ha obtenido cinco veces un triunfo legal en los tribunales contra las asambleas ilegales promovidas y realizadas por la Comisión Federal de Electricidad, el gobierno sigue negándose a decretar la cancelación definitiva del proyecto de construcción de la presa, lo cual mantiene bajo amenaza permanente de represión y conflicto a las comunidades afectadas.

En esta Séptima Asamblea Nacional de Afectados Ambientales, convocamos a todas las luchas socio-ambientales del país a refrendar nuestro apoyo a las comunidades afectadas por el proyecto hidroeléctrico La Parota y para exigir que se le ponga punto final, pero también, para informarnos colectivamente de la situación que cada uno vive en sus localidades y regiones, para conocer los avances de nuestra demanda colectiva contra el Estado mexicano ante el Tribunal Latinoamericano del Agua por la destrucción del sistema hídrico nacional y para iniciar el trabajo informativo y organizativo de la sesión México del Tribunal Permanente de los Pueblos, que dará comienzo en octubre de 2011.

Para leer el texto completo:

http://www.afectadosambientales.org/asamblea/s%C3%A9ptima-asamblea-nacional-de-afectados-ambientales

Convocatoria Expresa Temaca

BASES DE COVOCATORIA

(Puedes referirte al facebook Expresa Temaca o hacer clic en la imagen para verla en grande)

 

Las fechas de entrega son el 9 y 10 de mayo en el CUAAD y las oficinas de Tu Techo (Libertad 1745)
La técnica y los formatos son libres, pueden participar con:
• Pintura
• Fotografía
• Cartel
• Poemas/ensayo
• Video

Todos los trabajos recibidos deberán ser entregados con una hoja, ficha o tarjeta con la siguiente información:
• Nombre completo
• Edad
• Título de la obra
• Teléfono, e-mail
• Escuela, Oficio, organización (si pertenecen a alguna).

La exposición se llevará a cabo del 12 al 14 de mayo en la rambla Cataluña (Andador Escorza).

Se seleccionarán 25 obras por un jurado especializado, habrá un premio único para cada categoría.
PARA TODOS AQUELLOS A LOS QUE LES INTERESE LA INICIATIVA Y QUIERAN ESTAR MÁS ENTERADOS DE LA SITUACIÓN EN TEMACA, PALMAREJO Y ACASICO.

Guadalajara NO necesita la presa El Zapotillo: invitación a conferencia de prensa el 6 de abril

INVITACIÓN A CONFERENCIA DE PRENSA

5 de abril de 2011

GUADALAJARA NO NECESITA LA PRESA EL ZAPOTILLO

 

Diversas organizaciones y ciudadanos/as de Guadalajara nos sumamos al rechazo a la construcción de la presa el Zapotillo. Invitamos a los medios de comunicación a conocer las razones ambientales y sociales por las que organizaciones y ciudadanía en Guadalajara decimos también NO a la presa El Zapotillo.

La cita es este próximo miércoles 6 de abril a las 10 am en La Selva Café, ubicado en López Cotilla 2008, a cuadra y media de Luis Pérez Verdía.

Como es de su conocimiento, el Comité Salvemos Temacapulín, Acasico y Palmarejo, con el Movimiento Mexicano de Afectados por Represas y en Defensa de los Ríos, ejerciendo el derecho a la manifestación debido a la vulneración de sus derechos, mantuvo durante una semana un campamento en el sitio de la presa El Zapotillo. Esto, dada la negativa del gobierno de acatar la suspensión de la obra dictada en la sentencia del amparo. El día 1 de abril inició el diálogo en Temacapulín entre la Secretaría de Gobernación Federal, CONAGUA y el Comité Salvemos Temacapulín, Acasico y Palmarejo.

En este contexto presentaremos nuestra postura.


Convocan:

  • Coalición de Organizaciones Ciudadanas por el Agua (COLOCA):
  • -Sindicato de Empleados Públicos del Sistema Intermunicipal para los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado (SEPSIAPA)
  • -Colectivo Ecologista Jalisco AC
  • -Amigos de la Barranca AC
  • -Ciudadanos por el Medio Ambiente AC
  • -Instituto Mexicano Para el Desarrollo Comunitario AC
  • Corazón de la Tierra A.C,
  • CIPTEV Centro de Investigación y Producción de Tecnología Ecológica para la Vivienda
  • GDL en Bici A.C
  • Tu Techo Mexicano de Occidente A.C
  • Un Salto de Vida A.C
  • Ciudad para Todos
  • Asamblea Nacional Ciudadana
  • Comunidades por la Paz (COMPAZ)
  • Congreso Ciudadano

Contacto:

Patricia Martinez cel 3312615878

Algo huele mal en Jalisco

Enrique González/ Cruce/ITESO

Foto: Eric Alvarado

El Día de la Comunidad Solidaria dedicó la mayor parte de sus actividades al desastre ambiental que sufre el Río Santiago y sus alrededores. Págs. 2 y 3

“No queremos sobrevivir. Queremos vivir”

Hartos del olor que los rodea, de la inoperancia gubernamental y de la desinformación general, habitantes del cauce del Río Santiago hablaron en el ITESO del desastre ambiental frente a sus puertas, dentro del Día de la Comunidad Solidaria

¿A qué huele el Río Santiago?

“A rabia, injusticia, dolor, impotencia, desesperación, a huevo podrido, a caca”.

Graciela González vive en El Salto y está harta. Y no es la única.

Junto a ella, en la terraza de la biblioteca del ITESO, Martha Becerra (Poncitlán), Rafael Ávila y José González (San Cristóbal de la Barranca) y Marisa Yáñez (Las Pintas), hablaron frente a más de un centenar de estudiantes y académicos sobre el desastre ecológico con el que conviven los 365 días del año, desastre que ya ha costado vidas humanas, enfermedades, cáncer en los pobladores de la cuenca, desaparición y migración de especies animales y vegetales, cambios culturales (antes la gente pescaba, se bañaba, se divertía, podía vivir del río)… y un permanente olor a mierda.

Reunidos en el foro “El Río Santiago y su palabra” la mañana del jueves 17 de marzo con motivo del Día de la Comunidad Solidaria, estos ciudadanos lamentaron la profunda desinformación que existe en todos los niveles (gubernamental, en sus comunidades, en Guadalajara) y dejaron sentir su frustración ante sus diputados, alcaldes y gobernador e instituciones como la Comisión Nacional del Agua o la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), todos incapaces de proponer una solución integral a esta barbarie ecológica.

 

Foto: Lalis Jiménez

Decenas de empresas (se citaron a Honda, Urrea, Papelera San Francisco, Hershey’s, Mexichem, el Rastro de Guadalajara y un larguísimo etcétera) siguen vertiendo sin mayores restricciones sus desechos tóxicos al río (el 5 % del volumen total de descargas sobre él, pero el más peligroso); la mancha urbana de Guadalajara aporta, con un bajísimo o nulo control, sus aguas negras (el 80 % del volumen) y la industria agropecuaria “coopera” con el 5 % restante, aguas cargadas de pesticidas y demás químicos sin tratar.

Este “coctel” de inmundicia va a parar directamente a las narices (y los pulmones y el hígado y los riñones) de Martha, José, Rafael, Graciela, Marisa, representantes de las cientos de miles de personas que (sobre) viven junto al Río Santiago.

“Esta no es manera de vivir. No nos conformemos”, pidió Marisa.

 

No se puede apreciar lo que no se conoce

La información es un elemento clave si realmente se quiere hacer algo por revertir el daño ecológico del Santiago, reiteraron una y otra vez los participantes.

“Ojalá que no quede en plática, que siga adelante. Solos no hacemos nada”, apuntó José González, el septuagenario que recordó cómo en los años 50 el río estaba lleno de agua no peligrosa, de peces, de vida comunitaria.

Han pugnado por mejores leyes ambientales, revisiones profesionales a las empresas por parte del gobierno, organizado talleres, conferencias, recorridos por la zona, demandado a las empresas, obtenido el respaldo de instancias internacionales como el Tribunal Latinoamericano del Agua…

“¿Qué no hemos hecho”, ironizó Graciela González, miembro del colectivo Un Salto de Vida.

Si deseas conocer más sobre el desastre ecológico del Río Santiago y colaborar en su solución, obtén más información en los sitios www.limpiemoselsalto.blogspot.comwww.riosantiago.org o el correo unsaltodevida@yahoo.com.mx. El ITESO cuenta con el Proyecto de Aplicación Profesional “Conflictos ambientales en la región Chapala-Santiago-Guadalajara”.

Relatan afectados sus padecimientos por vivir al lado del Río Santiago

Informador Redacción / AMOL/El Informador/18-03-11

Habitantes exhiben los problemas de contaminación generados por el Río Santiago. A. GARCÍA

Estudiantes del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) recibieron la visita de diversos residentes de comunidades próximas al cauce del Río Santiago, para escuchar de viva voz los padecimientos a los cuales se exponen día con día por su cercanía al contaminado afluente.

Los olores desagradables, las constantes complicaciones por enfermedades respiratorias y digestivas, y la imposibilidad de, siquiera, tocar las aguas que fluyen por el torrente, llegaron a oídos de los universitarios, quienes se dijeron “comprometidos” con la restauración del otrora atractivo turístico.

“Fue cambiando muy poco a poco, pero por allá de los años 50 había muchísima agua y estaba muy bonito. Los pescadotes estaban bien grandotes; es de lo que yo me acuerdo. Ahorita ya se acabó todo eso y no hay nada de pesca en el río”, relató don José González Llamas, quien desde hace más de seis décadas ha tenido su lugar de residencia en el municipio de San Cristóbal de la Barranca.

A lo largo de los años ha podido ver cómo ocurrió un cambio tan drástico, lo que lamentó y expuso abiertamente; al menos un centenar de escuchas atendieron cada frase que provenía de su experiencia de vida.

Los gobernantes, dijo, únicamente alimentan a la población con falsas esperanzas, pues la cercanía con las elecciones es un tiempo propicio para acudir a buscar el voto ciudadano, aunque después “se olviden” de las promesas realizadas.

“Ya vamos a empezar de vuelta con las campañas; entonces yo me voy a meter como entrometido y decirles: ‘sí señor, pero nos lo va a dar por escrito’, porque los que han pasado no han tenido palabra. Tendrán para otra cosa, pero para eso se les olvidó”.

Otros ciudadanos coincidieron en que, si bien es prioridad que las autoridades se hagan cargo de los problemas ambientales que pesan en torno al Santiago, también existe una gran apatía por parte de la comunidad:

“Esperamos que llegue el Gobierno y nos arregle el problema, hay apatía y no hay voluntad política, además de intereses de las industrias que tiran sus desechos”.

Consternados por los padecimientos de los hogares impregnados por aromas nauseabundos la mayor parte del día, varios de los estudiantes se comprometieron a ayudar, en la medida de sus posibilidades, para que la crisis en torno a las aguas del canal de desechos metropolitanos se reduzca sustancialmente.

“Hay que acudir con el diputado local y exponerle estas inquietudes; que el pueblo al cual representan presione para que ellos (los funcionarios públicos) también hagan su trabajo”.


PARA SABER

El ITESO cuenta con una planta interna para tratar las aguas de residuo que se generan ahí. El líquido reutilizado se destina al riego de jardines.

Santiago, momentos muertos en la cafetería de la Biblioteca ITESO

"Diálogo tecnológico", de Eric Alvarado.

Al llegar a la cafetería de la biblioteca del ITESO cualquiera puede encontrar gente cómoda comiendo o absorta pero en su computadora. Por lo visto ninguno se da cuenta de la exposición que tienen en frente. ¿O será que ya están cansados de ver algo tan asqueroso?

Santiago, Momentos Muertos exhibe alrededor de 30 fotografías que cuelgan de finos hilos en un orden casi desordenado mientras las imágenes obligan a quien las vea a experimentar malos olores. Al subir las escaleras lo primero en ser visto quizá sea el mapa de la cuenca diseñado por Carla Herleal, diseñadora en el voluntariado Por Nuestro Río iniciado por Étienne von Bertrab el año pasado. Quizá eso o el texto en dos columnas que no apetece leer a nadie, o la invitación a la exposición impresa en grande que está al lado de las obras del grupo de voluntarios y de otros personajes ajenos al mismo.

Bienvenidos a las Niágaras Mexicanas”, recibe la primera foto con su título, mostrando la cascada llena de espuma blanca, la espuma que mata. Abajo de ella, otra foto pregunta: “Santiago, ¿ciencia ficción?

Por fin una chica llega comiendo frituras y se sienta a ver la invitación y las fotos, pensativa y masticando con la boca abierta. Se limpia las manos al comer otra papa y la pregunta cabe ¿cómo alguien puede comer con esas imágenes en frente?

Por otro lado una maestra de ruso toca con inglés al estudiante con quien habla en inglés. No parece ver que atrás de él se encuentran las “Paredes de Espuma” y al lado las “Hierbas Malas”. Un hombre alterna mirarlos a ellos y al libro que tiene en la mesa, pero no al “Río de alguna vez” ni “La ¿vida? a través de la muerte”, fotografía de Santiago Jaime que muestra un vertedero -el relleno sanitario Los Laureles- atascado del desperdicio, consecuencia del consumo que no hace nada bien al pobre perro que aparece a cuadro, como mirando a la cámara. Pariente, también de Santiago Jaime se muestra otra foto de la misma familia, de la misma basura “Destino de nuestro consumo”, pero Trofimova sólo se ríe. El sufrimiento ajeno no parece importarnos mucho.

La chica que observaba las fotografías con sus frituras termina, tira la basura en donde todos creemos que va -¿adónde va después del bote, perdón?- y deja la cafetería. Incluso entre los grupos de jóvenes la gente está embebida en sus computadoras y platican, multitaskers, con máquinas y otras personas al mismo tiempo, pero no del río.

Diálogo tecnológico” nos muestra un monitor en tierra seca, un rastro más de la basura que vamos dejando por ahí como si no importara. Las fotos incluyen un pequeño papel blanco con algunos comentarios; en este caso, el papel lanza otra pregunta: “Todo a un click de distancia, pero ¿cuánto nos separa de la contaminación en la cuenca del Santiago?”. Las letras impresas también critican: “Es ésta la nueva sociedad de la tecnología que a pesar de su presunción de grandes avances, no ha logrado responder a los problemas ambientales. Tal vez estamos equivocándonos de camino”.

La gente incluso pone música con sus computadoras mientras platica de trivialidades: “las famosas de antes”, dice uno, mientras entra otro con un celular en la mano, pero pegado a la oreja. “Diálogo tecnológico” se nos restriega en la cara de nuevo. Las telecomunicaciones han ganado la batalla, mientras se prefiere hablar con alguien a kilómetros de distancia, pero no nos atrevemos a mirar lo que se encuentra un metro al lado.

Blog WebMastered by All in One Webmaster.