Transformación

Print Print

Nuestra caca les caga, pero nuestra concepción de la naturaleza más, la problemática ambiental del río Santiago se debe a la concepción actual que rige el manejo de recursos naturales. La degradación ambiental es una transformación, consecuencia de la visión instrumentalista del entorno natural. A su vez, la conciencia de saberse en un ambiente degradado y todas las consecuencias que tiene sobre el bienestar, provoca una transformación de paradigmas en la utilización de recursos.

Ir a la Cuenca del Ahogado no es sólo una visita a nuestros desechos sanitarios y demás externalidades, sino es ver un río vuelto cañería, oler una peste propia de cloacas que debieran ser subterráneas y oír voces indignadas que llaman a esto hogar. Pero la experiencia sensorial impactante es sólo el comienzo, estar ahí forzosamente nos hace pensar ¿qué ha pasado aquí para que esté así? ¿Cuándo empezó? ¿De quién es culpa y por qué no para?

Comenzando por Las Pintas, lo que se ve es una presa de aguas residuales pestilente, con un puesto de fruta a un lado y gente viviendo a no más de dos metros de ahí. Sólo basta oír unas anécdotas para saber que ese lugar no siempre fue así. Solía ser un cuerpo de agua disfrutable para los habitantes de la región, tal es el caso que tiene rampas para hacer ski acuático, casas de campo a los alrededores y memorias de un entorno bello.

Platicando con quien sabe de la geografía de la región, se sabe que la colonia la Huizachera es un humedal, donde convergen naturalmente aguas de toda la región. Los humedales naturalmente son ecosistemas híbridos entre lo acuático y terrestre provocando una gran biodiversidad y potencial de servicios ambientales. Hoy en día es una colonia bastante marginada, abatida por la contaminación de agua al aire libre, la urbanización no planeada e ineficiente, aunada a varios problemas sociales de salud y seguridad.

Si las aguas sucias que corren a dos pasos de una casa no son suficientes, definitivamente la vista de cúmulos enormes de espuma blanca corriendo en los ríos debe causar una reacción. Ríos que en teoría deberían acarrear agua, sedimentos y vida ahora llevan el producto de contaminantes de fosforo y azufre (entre muchos otros) que generan acumulaciones enormes de espuma blanca. Dejando ya a un lado buscar el estado natural de las cosas, este escenario no puede convivir con la búsqueda de bienestar y calidad de vida.

El ícono de todas estas desgracias ambientales se ven entre El Salto y Juanacatlán (los dos municipios más afectados), la cascada El Salto de Juanacatlán donde pueden sentirse baños de espuma residual, olerse la peste de las cloacas y presenciar los remolinos de espuma que invaden todo el escenario. A esta cascada se le decía el Niagara Mexicano, anécdotas revelan que antes era la atracción turística de la región, un paraíso natural del que disfrutaban los locales y visitantes. Hoy es un río lleno de mierda.

El estado actual de las cosas es consecuencia de un proceso, de una transformación a través de tiempo. Esta podría atribuírsele fácilmente a la industria irresponsable, al mal gobierno o a una ciudadanía no participativa. Pero la realidad es que es un problema complejo con muchos actores, donde si bien están presentes las situaciones mencionadas, en el fondo subyace una concepción de la naturaleza instrumentalista insustentable.

El uso de recursos que impera en la actualidad es uno neoclásico donde no se toman en cuenta los insumos naturales que se consumen (sólo su costo de extracción), ni los residuos que se generan por el consumo. Esto se debe a la concepción de que la naturaleza brinda recursos inagotables, y que los pasivos ambientales y externalidades pertenecen al medio natural. Esta visión no es sólo antropocéntrica sino insostenible a largo plazo.
A través del mecanismo económico es entonces cómo este pensamiento neoclásico a cerca de la naturaleza ha transformado la misma. Debe considerarse también que en el tiempo en que se desarrolló este pensamiento, la escasez de recursos naturales como la vemos hoy no era previsible. El surgimiento de este pensamiento obedeció a su contexto temporal, sin embargo hoy en día las circunstancias son otras, y por tanto los paradigmas deberían responder a la escasez y degradación ambiental presente.

La transformación de la cuenca de El Ahogado es producto de nuestras concepciones de economía y naturaleza, sin embargo pueden ser también una invitación brusca, por no decir golpe de realidad, para cuestionar esos conceptos con los que manipulamos el entorno natural. Suena sólo lógico que a través de ser conscientes del estado de degradación natural actual podamos empezar a cambiar los paradigmas que lo llevaron a tal degradación en primer lugar.
Entonces el medio natural en sí mismo también transforma y establece los conceptos y modelos que rigen nuestra utilización de recursos. Esto puede entenderse desde esperar hasta que la misma escasez y degradación limite el desarrollo como se entiende actualmente y obligue a repensarlo o la toma de conciencia a partir de ver cómo el sistema está fallando para ciertos actores de la sociedad.

(ensayo)

Esta última reacción es la que me provocó el Tour del Horror, la necesidad de cuestionar los pensamientos básicos que rigen el sistema en el que hemos permitido que esto pase. Buscar alternativas donde el capital humano, social y natural no se comprometa sólo por el capital financiero. Necesitamos un cambio de paradigmas y conciencia, nos lo grita el entorno natural.

Las transformaciones que hacemos al medio se rigen por la conceptualización de nuestra relación con la naturaleza y es razonable pensar que al cambiar esta relación, la conceptualización se tenga que adaptar. Este punto no es una cuestión de conservación por el fin de conservación mismo, sino una actualización al modo de pensar nuestra relación con el medio ambiente, y como construimos modelos sociales y económicos entorno a este. La transformación del entorno es necesaria, pero también es necesario transformar el modo en el que lo hacemos.

Rafael Chávez García Silva
26 Marzo 2012

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Blog WebMastered by All in One Webmaster.