Oscar Olivera en el Cine de Afuera TAPATISTA

Print Print

El día martes 7 de mayo alrededor de las 20:00 horas, desde Cochabamba, Bolivia,Oscar Olivera -portavoz de la Coordinadora para la Defensa del Agua y la Vida-y Gabriel Rodríguez –de la Fundación Abril- nos acompañaron en el Cine de Afuera que organizamos desde el Colectivo TAPATISTA: un espacio completamente autónomo donde pretendemos generar un contrapeso a la mercantilización e imposición de la cultura audiovisual, casi siempre propagandística, con una mirada occidental y sin derecho de réplica.

En esta ocasión, en el marco del foro “Porque sabemos que otra gestión del agua es posible” que se organizó desde el Frente Amplio en Defensa del Agua y contra su Privatización (FADAP), nos adherimos a esta jornada por la defensa del agua. Proyectamos el documental “Oro Azul: las guerras del agua en el mundo” dirigida por Sam Bozzo e inspirado en el conocido libro de MaudeBarlow y Tony Clarke “Oro Azul: las multinacionales y el robo organizado de agua en el mundo”.

Previa y posteriormente al documental, Oscar y Gabriel nos compartieron sus experiencias en la guerra por el agua en el 2000 en Cochabamba y sus posteriores acciones y reflexiones, que están fuertemente ligadas a la autodeterminación y a la autonomía como pueblo, como comunidad.

Oscar nos comentó la importancia de resignificar el territorio pues para ellos y ellas, “el territorio no es solo un espacio geográfico –como nos han hecho creer- nosotros hemos ido comprendiendo en el terreno práctico, en la lucha concreta, que el territorio tiene una dimensión más allá, que el territorio es un espacio de construcción de comunidad, un espacio donde convivimos con la naturaleza, el territorio es un lugar donde la gente toma las decisiones de manera autónoma, el territorio es un espacio de ejercicio democrático”.

En Jalisco vemos que se libran batallas, guerras, por la defensa del agua, es decir por la defensa del territorio. Guerras con víctimas y victimarios, que desde una cúpula burocrática se sirven del sustento de los pueblos y de los demás seres vivos con quienes ellos coexisten de manera armónica. Esta cúpula burocrática de los organismos para la “gestión de agua” es conocida por los habitantes de Temacapulín como la hidromafia (titulares de CEA, CONAGUA, SIAPA, etc.), quienes sirven no solo a sus bolsillos, sino en mayor medida a los de las grandes corporaciones trasnacionales que codician la vida por medio del agua como un bien económico, mismas que han estado presentes en Cochabamba y en muchas otras partes del mundo donde se ha privatizado o intentado privatizar el agua y donde se ha socializado la muerte y el dolor.

Oscar nos compartió que “desde la visión andina el agua no puede convertirse en una mercancía, no puede ser propiedad de nadie, mucho menos de un empresario trasnacional”, pues “es un regalo generoso de la madre tierra”, y esto fue lo que hizo que se movilizara la gente en Cochabamba. En este sentido, Gabriel complementaba que la manera en que han logrado combatir a los gobiernos que allá han intentado lucrar con el agua ha sido por medio de la acción colectiva, pues esta “es el motor de la historia, las movilizaciones son las que generan los grandes cambios a final de cuentas” y ese mensaje no ha quedado solo en el discurso, defendiendo los sistemas para una gestión comunitaria del agua.

Nos identificamos enteramente con las palabras de Gabriel cuando señaló que “la privatización no solo es ir y vender a empresas extranjeras, sino que es también la idea del despojo, el despojo de tu forma de vivir, de tu forma de pensar, de tu palabra, el introducirte la mentira de que la política está solo en los partidos políticos. Todos nosotros somos entes políticos y hacemos política cada día, porque la política es la propulsión creativa, es tomar en nuestras riendas nuestro destino”. Pretendemos reivindicarnos como actores políticos que desde nuestro entorno podamos construir autonomías, generando diálogos y reconocimientos, “crear un nuevo paradigma civilizatorio, como un verdadero cambio que sea alternativo al capital y a las relaciones mediadas por él”, como concluía Gabriel al final de la charla.

Nos compartió también al final Olivera: “con nuestros hermanos y hermanas de Temaca nos hemos contado nuestras luchas, nuestras historias, hemos llorado juntos, hemos llorado de verdad nuestras penas, nuestras angustias pero también hemos llorado que estamos dispuestos a seguir peleando y que no nos vamos a dejar vencer por nadie”.
Así nosotros, nosotras, poco a poco, paso a paso, seguiremos asumiendo nuestra responsabilidad política-histórica accionando y reflexionando, pues pueblos, comunidades, hombres y mujeres, han resistido para que este mundo no sea consumido por los enemigos más poderosos a quienes incluso han derrotado, desde Cochabamba hasta Temaca, desde Chiapas hasta Palestina, o desde la fábrica hasta la universidad. Nos toca construir ese otro paradigma, ese otro mundo.

Desde esta ocupación del espacio público queremos retomar el simbolismo del Cine Estudiante –Av. Vallarta y Escorza- como punto de encuentro popular para todas y todos. Hemos ido tejiendo redes no solo con universidades, también con colectivos y organizaciones de Guadalajara y de otras partes del mundo.
Todos los viernes a las 20:00 horas en el Cine Estudiante es la cita con la autodeterminación y la colectividad.

Colectivo TAPATISTA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Blog WebMastered by All in One Webmaster.