Tag Archive for contaminación

Visita a El Salto, 15 de octubre de 2011

El sábado, 15 de octubre, se dieron cita unos 20 alumnos del ITESO para visitar varios sitios relacionados con la contaminación del Río Santiago. La salida fue organizada por el Mtro. Johann Gottschalk, quien imparte la materia de Economía Ambiental en la licenciatura de Ingeniería Ambiental, y el Mtro. Bill Quinn, profesor de la asignatura Medio Ambiente & Sociedad en el Centro de Formación Humana. El itinerario original abarcaba desde puntos estratégicos de la Cuenca del Ahogado y del corredor industrial de El Salto, hasta el relleno sanitario de Los Laureles, y el Río Santiago mismo en su punto emblemático de la cascada que separa los municipios de Juanacatlán y El Salto. Sin embargo, el tiempo no dio para hacer todas las escalas previstas.

La Presa del Ahogado

La primera parada fue en el nuevo tramo de carretera que une la carretera a Chapala con la carretera libre a Zapotlanejo, pasando por en medio de la Presa del Ahogado, a la altura del Aeropuerto Internacional de Guadalajara. La carretera lucía bastante sola esa mañana, pese al letrero que lo anunciaba como un “eslabón perdido” del eternamente inconcluso Periférico de Guadalajara. Desde un puente que cruza el arroyo del Ahogado pudimos “disfrutar” de una vista panorámica de la Presa del Ahogado, donde se concentran las descargas domésticas del sur de la Zona Metropolitana de Guadalajara antes de descargarse en el Río Santiago. Se trata de un humedal artificial que todavía atrae aves acuáticas y migratorias, así como ganado. Los humedales se conocen como los “riñones de la tierra” por su capacidad de filtrar y purificar aguas sucias, pero la Presa del Ahogado está a todas luces superada en su capacidad de absorber las aguas negras de una población que se mide en millones. El último muestreo que hizo la Comisión Estatal del Agua en julio de 2011 detectó niveles de coliformes fecales más de 1000 veces mayores a las normas oficiales para la protección de vida acuática, sustancias activas de azul de metileno (detergentes) ms de 10 veces por encima de la norma, apenas el 10% del oxígeno disuelto necesario para la vida acuática, entre otros indicadores alarmantes.

 

Casi bucólica luce la Presa del Ahogado en esta toma, si no es por la llanta semi-sumergida y las aguas de color gris turbio. Y las fotos no captan el olor…

En la orilla de esta presa se levanta la macroplanta tratadora El Ahogado, que próximamente entrará en servicio. Se trata de una pieza clave del compromiso oficial de sanear las aguas residuales de la metrópoli. La planta está diseñada para tratar estas aguas y entregarlas en estado aceptable al Río Santiago. Entre las grandes dudas, sin embargo, está el efecto de las descargas industriales del corredor industrial de El Salto sobre el delicado sistema de tratamiento biológico que la planta utilizará. El mismo muestreo de la CEA encontró en las aguas del Arroyo del Ahogado niveles de aluminio, fósforo, bario y sulfuros muy superiores al límite establecido en la norma oficial.

 

Basura forrada

La siguiente escala fue el relleno sanitario que la empresa CAABSA Eagle opera en la localidad de Los Laureles, ubicada en las afueras de la cabecera municipal de El Salto pero oficialmente dentro del territorio de Tonalá. En este lugar se deposita la basura doméstica de todos los municipios de la Zona Metropolitana de Guadalajara con excepción de Zapopan y Tlaquepaque. Nos recibió la I.A. Dalia González Palacios, egresada del ITESO que trabaja en CAABSA y que muy amablemente nos concertó la visita. Desde aquí un agradecimiento a ella y a todo el personal que generosamente nos dedicó su tiempo.

El Ing. Alonso Delgadillo es el encargado del confinamiento de los residuos sólidos en Los Laureles, y lo primero que nos explicó fue la diferencia entre un tiradero, un vertedero, y un relleno sanitario. En un tiradero la basura simplemente se tira sin ningún tipo de control ni manejo racional. Un vertedero sube un poco de categoría: hay un espacio señalado para recibir la basura. En un relleno sanitario se aplica una verdadera ingeniería, un proceso más planeado de confinamiento de residuos sólidos. La clave de un relleno que se jacta de ser sanitario es la geomembrana impermeable, o “liner” como lo llamaba el ingeniero, un hule negro resistente que se coloca sobre una cama de 60 cm de tepetate, y que luego se tapa con otros 60 cm de tierra para que resista el paso de los carretones de basura que vienen al relleno a descargar. Su función es contener la basura, y sobre todo los lixiviados, dentro el relleno para que no contaminen ni los mantos freáticos ni los escurrimientos aledaños de aguas superficiales. El mismo producto se utiliza para crear los lagos artificiales en fraccionamientos y campos de golf, pues impide que el agua se infiltre al subsuelo. Es como las bolsas negras de plástico que ponemos dentro de los botes de basura en nuestra cocina o baño para que la basura no manche el bote, sólo que el hule del relleno obviamente es mucho más grueso y resistente, y la “bolsa” nunca se cierra; simplemente se queda como cimiento permanente del cerro de basura que se le deposita encima.

 

Nos hicieron una demostración con un pedazo de geomembrana.

El liner se provee en rollos y cuesta unos 4 pesos por metro cuadrado. Una hectárea tiene 10,000 metros cuadrados, así que estamos hablando de $40,000 pesos para forrar una hectárea de relleno sanitario. Realmente más, porque las tiras de liner tienen que unirse y hay traslape. Mucho más costosas son las capas de tepetate y tierra que van abajo y arriba, respectivamente, del liner. El liner utilizado en los Laureles se importa desde los Estados Unidos, y es de la mejor calidad, con una vida útil de 100 años. Para unir las tiras se usa un aparato que llaman “rata”, que es una especie de máquina portátil de coser, sólo que sella las tiras de liner a base de calor. Para pegar parchecitos en el liner se usa una pistola que derrite hule, como una pistola de silicón, y así se reparan roturas. Obviamente esto se hace antes de que se tape el liner con la tierra y luego la basura, pues para entonces ya quedó inaccesible.

 

Dos técnicos “cosen” las tiras de hule con la “rata”. Son técnicos capacitados; no cualquiera hace este trabajo.

 

Presumen que la unión resulta más fuerte que el hule mismo. Efectivamente resistió los jalones de la más fuerte de nuestra comitiva.

 

 

Al principio Los Laureles era un vertedero, no un relleno sanitario. Pero poco a poco se ha ido instalando liner, primero en 40 hectáreas. Ahora hay 70 hectáreas con geomembrana, informó el Ing. Delgadillo. Recientemente CAABSA Eagle adquirió un predio aledaño conocido como Los Ayala— otras 11 hectáreas más, y se están forrando 3 de ellas con liner. Con ese predio CAABSA ha conseguido una prórroga para seguir funcionando unos 15 años más: el tiempo exacto dependerá de la generación de basura en los municipios de Guadalajara, Tonalá, El Salto y Tlajomulco: entre más reciclen, menos llega a Laureles, y así se podría extender la vida útil del relleno. El ingeniero comentó que el relleno tiene autorizado recibir un total de 100,000 metros cúbicos de basura.

 

El relleno

Sobre la geomembrana se va descargando la basura de manera programada. Explicó el ingeniero Delgadillo que se apilan 8 niveles de basura que miden originalmente de 4 a 6 metros, o hasta más, pero que se van compactando. Se va formando pues un verdadero cerro, con taludes o laderas de 3:1. Mucho se ha aprendido por ensayo y error: según el ingeniero, “estamos en pañales todavía en el manejo de residuos”.

 

La zona actual de descarga de basura

Cada día se depositan 3000 toneladas de basura en Laureles.

Otro subproducto del relleno: garzas.

 

 

Cuando una parte del relleno queda saturada, se procede a la etapa de “cierre y abandono,” en la que se cubre el cerro de basura con 60 cm de  tierra traída desde fuera del relleno, y se deja para que se vaya cubriendo de vegetación. El terreno puede recobrar un aspecto hasta cierto punto “natural” una vez que la vegetación alcance a cubrir todo, pero no puede servir para vivienda ni para ningún tipo de construcción, pues el suelo no ofrece suficiente firmeza. Cuando mucho se podría adaptar para parque.

 

Se levanta un nuevo cerro en la comarca.

 

 

El relleno sanitario Los Laureles recibe únicamente “RSU”, o residuos sólidos urbanos, es decir basura doméstica. Los residuos peligrosos no se reciben en Los Laureles: requieren otro tipo de manejo y se envían a plantas especiales fuera del estado. Tampoco deben llegar llantas; hay un programa  para que las llantas desechadas se utilicen como combustible en la cementera, pero se queman también de manera clandestina en muchas ladrilleras. Cuando se abrió Laureles, recibía aprox. 1000 toneladas de basura al día; ahora debe acomodar 3000 toneladas al día. El 50% es basura orgánica, y el otro 50% inorgánica: metales, vidrio, plástico, garras. Los pepenadores, a quienes se les ha prestado un espacio dentro del relleno para sus actividades, separan materiales que tienen valor en el mercado; sin embargo, no tienen acceso a toda la basura que llega.

 

A la pregunta expresa sobre la utilidad de separar la basura en casa si todo se revuelve en el carretón, el ingeniero respondió que la basura separada les facilita el trabajo a los pepenadores. Reconoció también que los que recolectan la basura en las colonias a menudo realizan su propia separación y comercializan por su cuenta los materiales de valor. De hecho, sobre el último tramo de carretera antes de llegar a Laureles se aprecian locales dedicados al reciclado de distintos materiales. Cabe señalar, sin embargo, que CAABSA factura a los municipios por tonelada de basura ingresada al relleno, lo que podría crear un desincentivo de su parte para promover el reciclado.

 

CAABSA Eagle hace composta con una mínima parte de los residuos orgánicos que llegan. No se hace más, explicó el ingeniero, porque las máquinas trituradoras consumirían hasta $150,000 de energía eléctrica al mes si trabajaran a su máxima capacidad. Los pocos residuos orgánicos que sí se reciclan se apilan en montones, y se voltean periódicamente para favorecer el proceso de compostaje. Finalmente se criban y se envasa una composta que el ingeniero asegura es limpia y altamente nutritiva para mejorar el suelo cualquier campo de cultivo. Los ayuntamientos locales suelen surtirse para el mantenimiento de  sus áreas verdes.

 

Dos productos secundarios

Uno de los retos principales de cualquier relleno sanitario es el manejo de dos productos secundarios que inevitablemente se generan: el biogás y los lixiviados. El primero resulta de la descomposición de la basura orgánica enterrada: como se descompone en ausencia de oxígeno, lo que se produce es metano, un potente gas de efecto invernadero y un potencial combustible si se logra capturar de manera sistemática. Para ventilar el biogás, se perforan pozos en la misma basura. Luego se meten varillas y grava, y se introducen tubos perforados de PVC de 4 pulgadas. El radio de influencia de cada tubo es de 50 metros, y la norma oficial marca 4 pozos por hectárea.

 

El Ing. Delgadillo nos comentó que en el relleno sanitario de Hasar’s en Zapopan se quema el metano, no como combustible sino simplemente para evitar que entre a la atmósfera, por lo que se le pagan bonos verdes a la empresa que maneja el relleno. Obviamente sería más conveniente sacar algún beneficio adicional de la quema del metano. En algunas partes del mundo el biogás se aprovecha para generar electricidad o para operar maquinaria. Hay rellenos sanitarios en Monterrey que generan electricidad, aunque resulta problemático por los costos altos y el precio bajo que paga la CFE. No obstante, CAABSA Eagle espera empezar el año que entra a aprovechar su biogás para generar electricidad.

 

El segundo producto secundario—los lixiviados—son los líquidos que escurren de cualquier basurero debido a la lluvia que se infiltra por las capas de basura, así como a la humedad propia de la basura, que oscila entre 10% y 15%. Como parte de la preparación de un relleno sanitario se coloca encima de la geomembrana una red de tubos recolectores de lixiviados. De esta forma los lixiviados no salen del relleno, sino que se encauzan hacia fosas de contención. Laureles cuenta con 14 fosas de diferentes tamaños. Otro ingeniero (cuyo nombre no apunté) es el encargado del manejo de los lixiviados. Nos comentó que cualquier fuga de lixiviados del relleno le ocasionaría fuertes multas impuestas por los inspectores municipales, que hacen visitas diarias. Podrían incluso clausurar el relleno.

Lo que hace CAABSA Eagle actualmente con los lixiviados es reinyectarlos al relleno—se bombean desde las fosas para regar las laderas de los cerros de basura. De esta forma contribuyen a la compactación y descomposición de la basura. El ingeniero explicó sin embargo que la empresa “está preocupada por tratar los lixiviados” para que puedan descargarse hacia el exterior del relleno sin violar las normas oficiales. Laureles cuenta con una planta piloto de tratamiento de lixiviados donde se está experimentando para encontrar la mejor manera de aclararlos, separando los sólidos suspendidos y purificando el líquido restante al grado de que pueda reincorporarse al medio ambiente.

Los lixiviados son sometidos primero a un proceso físico-químico para separar sólidos suspendidos, luego a un proceso microbiológico. Sigue  la aeración, y la inyección de ozono para aclarar el líquido, que después es filtrado a través de carbono activado. Por último se utiliza un proceso de ósmosis inversa para dejar el agua cristalina. Con un paso más se podría lograr un agua potable, pero no se busca tal grado de purificación. La planta piloto ahora está operando a pequeña escala con el fin de determinar las mejoras cantidades y procesos para que CAABSA pueda tratar todos los lixiviados de manera masiva y económica. Según el ingeniero, la meta es llegar a tratar 5 metros cúbicos de lixiviados por segundo.

El Salto de Juanacatlán

Nos dirigimos en seguida al Río Santiago, precisamente donde hace su dramática caída de 27 metros en medio de las poblaciones de Juanacatlán y El Salto. Las lluvias provocadas por el huracán Jova habían dejado el cauce bastante crecido, y la cascada rugía con ganas. La espuma nos ofrecía todo un espectáculo: remolinos, piruetas, copitos que flotaban hacia nosotros. Una escena encantadora… si no fuera porque la espuma es capaz de dejar ronchas en la piel y el agua olía a huevo podrido. Lástima que se me acabó la pila de mi cámara precisamente al llegar a la cascada.

 

Platicamos largamente con Enrique Enciso y Graciela Rodríguez, activistas que se han convertido en voceros de los afectados ambientales de la zona, y con otros vecinos. Compartieron sus recuerdos del río cuando era fuente de vida, de alimento, de diversión. Nos contaron de manera anecdótica los padecimientos que ahora aqueja a la población—leucemia, insuficiencia renal, enfermedades respiratorias—atribuibles según ellos a los contaminantes que acarrea el río. Hablaron amargamente del cinismo de servidores públicos que no defienden el bienestar de su comunidad. Y nos informaron de las acciones que han emprendido, incluyendo una demanda contra el Estado Mexicano por atentar contra los recursos hídricos de la nación, tarea en la que esperaron que nuestro voluntariado pudiera echarles una mano.

 

Al escuchar nuestro reporte de la visita al relleno sanitario, se permitieron respetuosamente discrepar. No están nada contentos con la extensión de la vida útil del relleno, e insisten en que CAABSA Eagle no cuenta con los permisos necesarios. Tienen ganas de que se deje cuanto antes de echar la basura de Guadalajara en su patio trasero. Y Enrique nos aseguró que nos podría mostrar cómo escurren lixiviados no tratados desde el relleno sanitario directamente al río. No pudimos ir en esa ocasión, pero otro día nos gustaría aceptar su invitación.

Gracias a Enrique y Graciela, no sólo por el tiempo que nos brindaron, sino también por los años de lucha que llevan en pro de un ambiente más sano para toda la Zona Metropolitana de Guadalajara.

Séptima Asamblea Nacional de Afectados Ambientales (extracto)

Se realizará los días sábado 30 y domingo 31 de julio de 2011, en la comunidad de Salsipuedes, municipio de Acapulco, Guerrero, una de las numerosas comunidades pertenecientes al Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la Presa La Parota (CECOP).


Asamblea Nacional de Afectados Ambientales

La crisis económica, política, social y ambiental que sufre el país desde hace varios años está llegando a límites muy profundos en este 2011. En todo el territorio nacional, numerosas comunidades locales, organizaciones sociales y civiles han comenzado a unirse para denunciar la criminal guerra desatada por el gobierno federal (y muchos gobiernos estatales y municipales) contra la población, contra sus modos tradicionales de vida, contra su agricultura y sus condiciones elementales de subsistencia para apropiarse de lo que queda de la ya mermada riqueza nacional. Trátese de la violencia extrema de las bandas del crimen organizado, de la represión política u ocupación militar del Estado o del asalto privatizador de los territorios, los recursos naturales e infraestructuras producidas de la nación, México vive hoy una situación extrema de desgarramiento en la que cada uno de los proyectos de inversión (e intervención) extranjera o nacional en los espacios rurales y urbanos del país, más que representar una opción productiva se muestra, descarnadamente, como una fuerza destructiva que amenaza con arrasar nuestras fuentes de agua limpia, la fertilidad de nuestros suelos, la abundancia de nuestra biodiversidad silvestre y agrícola, nuestros bosques y nuestra salud.

Desde que nos reunimos como Asamblea, en septiembre de 2010 en la comunidad de Magdalena Ocotlán, en los valles centrales de Oaxaca (una de las muchas comunidades amenazadas por la criminal empresa minera canadiense Fortuna Silver Mines), hasta la fecha, se han profundizado las agresiones y las amenazas contra muchas de las resistencias comunitarias que intentan frenar la descomposición y la destrucción socio-ambiental que representan los proyectos mineros, carreteros, de presas, de urbanización salvaje en ciudades medianas y grandes, de invasión de semillas transgénicas y por la contaminación y sobreexplotación de las aguas del país:

  • En la ciudad de México surgen y continúan decenas de movimientos en los barrios de Iztapalapa, Azcapotzalco, Tlalpan, Tláhuac o la Magdalena Contreras para impedir el proceso de privatización de la ciudad, mientras que en el estado de México se reúnen los pueblos del oriente para denunciar el asalto a sus tierras de cultivo por las unidades habitacionales privadas, los centros comerciales y las tiendas de conveniencia y proponer el rescate ambiental de la zona lacustre.
  • En Jalisco, Veracruz, Oaxaca y Guerrero, las comunidades campesinas reclaman la cancelación de los proyectos de construcción de grandes y pequeñas presas hidroeléctricas que no sólo les forzarán a emigrar, sino que amenazan con destruir grandes extensiones de bosques y tierras de cultivo que son su principal medio de producción y reproducción.
  • En Baja California Sur, Colima, Jalisco, Chihuahua, San Luis Potosí, la montaña de Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Zacatecas, Durango, Sonora y Veracruz se vive el terror de la ingeniería de conflicto que acompaña a los proyectos canadienses, estadounidenses y mexicanos de extracción minera que operan gracias a la complicidad y corrupción del Estado, que autoriza sin fundamento sus mal llamadas “manifestaciones de impacto ambiental”, y se convierte en garante de los intereses de empresas trasnacionales que, además de saquear los territorios de los pueblos indígenas y campesinos, dejan tras de sí una cauda de muertes por enfermedad o por la violencia de sus grupos paramilitares.
  • En Puebla, Morelos, el Estado de México, el Distrito Federal, Oaxaca, la región de las Huastecas, en San Luis Potosí y en la sierra Huichola de Jalisco las comunidades y pueblos de las orillas de las ciudades luchan contra los proyectos de construcción de carreteras privadas, libramientos, “supervías”, líneas del metro o rutas de metrobús que servirán sólo para vaciar de campesinos, indígenas y habitantes urbanos pobres los territorios y los barrios, con el fin de densificar todavía más las áreas urbanas ya insustentables y abrir paso a los grandes negocios de la especulación inmobiliaria, la construcción de hipermercados, gasolineras y tiendas de “conveniencia” que, además de incrementar la contaminación del aire y del suelo, destruir zonas de conservación e impedir la recarga de los acuíferos ya sobreexplotados, propiciarán la generación de mayores volúmenes de residuos que envenenarán a muchas más comunidades que ya han alzado la voz en estados como Morelos, Jalisco, México, Veracruz, Hidalgo, Puebla, San Luis Potosí, Chihuahua y Sonora, contra los basureros a cielo abierto, los rellenos sanitarios y los confinamientos de residuos tóxicos que poco a poco los enferman y los envenenan genéticamente.
  • En Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Jalisco, Quintana Roo, Colima, Michoacán, Veracruz y Guerrero, numerosas organizaciones, comunidades e individuos alertan sobre la destrucción de las costas, selvas, bosques, humedales, lagunas costeras, cenotes y sistemas fluviales subterráneos perpetrada por gigantescos megaproyectos turísticos y habitacionales, las bandas de talamontes o el emplazamiento de empresas gaseras y la expansión de los puertos que impiden la reproducción de los campesinos y pescadores, envenenando con sus residuos las playas, destruyendo la biodiversidad de los arrecifes, los bosques y los espacios productivos de las comunidades rurales.
  • En las cuencas de los ríos Santiago (Jalisco), Atoyac-Zahuapan (Puebla y Tlaxcala), Lajas (Guanajuato), Lerma (Estado de México, Guanajuato y Michoacán), Apatlaco (Morelos), Balsas (Guerrero y Michoacán), Tula y Salado (Hidalgo), Papaloapan, Blanco y Coatzacoalcos (Veracruz) y en los valles de Perote, en Veracruz y de Ocotlán, en Puebla, las comunidades están luchando por su vida y su salud, destruida por décadas de negligencia oficial para limpiar los ríos de los vertimientos de residuos fecales de las ciudades y tóxicos de las industrias o de la sobreexplotación industrial de las aguas subterráneas para beneficio de empresas embotelladoras, automotrices, petroquímicas o agroindustriales que son arrojados en los ríos y las tierras de las comunidades sin ninguna regulación o control de parte de las autoridades ambientales locales o federales.
  • La geografía del riesgo se extiende a todo el territorio nacional por las catástrofes derivadas de la explosión de ductos de petróleo en el centro del país (Puebla y Tlaxcala) o de empresas industriales no reguladas (Puebla y Veracruz), sin que el gobierno reconsidere su proyecto de ampliar las redes de gasoductos en el oriente del estado de México y Morelos, mientras que la mayor sequía en 70 años (vinculada con el calentamiento global que el gobierno mexicano simula combatir) ha provocado ya este año pérdidas de cosechas y ganado en Zacatecas, Durango, Coahuila y Sonora, así como la pérdida de 500 mil hectáreas de bosques y matorrales por los incendios forestales (sólo en Coahuila), a la vez que las inundaciones catastróficas se repiten año con año en Tabasco, Veracruz, Tamaulipas y la región centro del país, agravadas por la negligencia de la Conagua y los gobiernos del Distrito Federal y el estado de México para solucionar su crónica incapacidad de operar los sistemas de drenaje residual y pluvial de la Zona Metropolitana de la ciudad de México.
  • En todo el país, redes de comunidades y organizaciones indígenas, campesinas, civiles, urbanas y científicas han demostrado la amenaza que se cierne sobre México por la autorización que otorgó el gobierno federal a la siembra “experimental” de maíz transgénico en el norte del país (Chihuahua, Sonora, Sinaloa y Tamaulipas), lo que constituye no sólo la invasión del capital trasnacional al campo mexicano, sino el riesgo de pérdida de la mayor contribución económica, agrícola y cultural que los pueblos indígenas mexicanos le han dado al mundo en su historia: el maíz.

Frente a todas estas agresiones —que deben ser integradas al expediente negro del neoliberalismo mexicano como consecuencia de 17 años de vigencia del Tratado de Libre Comercio, junto con los más de 40 mil muertos y 10 mil desaparecidos de la guerra del régimen actual contra la población—, la Asamblea Nacional de Afectados Ambientales nos ha servido a muchos como espacio para fortalecernos en la comprensión integral de las múltiples crisis que vive el país, para mejor organizarnos en la defensa de nuestros derechos y nuestros territorios, así como para tejer alianzas con otras luchas sociales del país y del extranjero que activamente están buscando proponer alternativas reales a las “falsas soluciones” que promueve hoy el capitalismo global (como la geoingeniería, la nanotecnología, la biotecnología, la biología sintética, el programa REDD+), las cuales sólo sirven para simular que se enfrenta la crisis alimentaria e hídrica y el caos climático, mientras se mantienen intactos (e incluso se fortalecen) los privilegios y las ganancias extraordinarias de las empresas y Estados principalmente responsables de la crisis múltiple que hoy vivimos.

Por todo esto y porque necesitamos avanzar en nuestro proceso organizativo nacional para consolidar nuestro movimiento y las urgentes tareas que la grave situación del país nos presenta en el futuro inmediato, los miembros del Consejo de Representantes de la Asamblea, el Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa La Parota (CECOP) y la comunidad de Salsipuedes, Acapulco, Guerrero, convocamos a la

Séptima Asamblea Nacional de Afectados Ambientales

que se realizará los días sábado 30 y domingo 31 de julio de 2011, en la comunidad de Salsipuedes, municipio de Acapulco, Guerrero, una de las numerosas comunidades pertenecientes al Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la Presa La Parota (CECOP).

Después de ocho intensos años de lucha contra este megaproyecto, las comunidades guerrerenses opositoras al proyecto de construcción de la presa hidroeléctrica La Parota se han convertido en una de las más emblemáticas luchas ambientales populares de México y del mundo, porque han sabido definir una estrategia de lucha firme y pacífica para impedir el despojo de sus tierras, su desplazamiento forzado y los abusos y violaciones jurídicas de las autoridades estatales y federales. Sin embargo, a pesar de que el CECOP ha obtenido cinco veces un triunfo legal en los tribunales contra las asambleas ilegales promovidas y realizadas por la Comisión Federal de Electricidad, el gobierno sigue negándose a decretar la cancelación definitiva del proyecto de construcción de la presa, lo cual mantiene bajo amenaza permanente de represión y conflicto a las comunidades afectadas.

En esta Séptima Asamblea Nacional de Afectados Ambientales, convocamos a todas las luchas socio-ambientales del país a refrendar nuestro apoyo a las comunidades afectadas por el proyecto hidroeléctrico La Parota y para exigir que se le ponga punto final, pero también, para informarnos colectivamente de la situación que cada uno vive en sus localidades y regiones, para conocer los avances de nuestra demanda colectiva contra el Estado mexicano ante el Tribunal Latinoamericano del Agua por la destrucción del sistema hídrico nacional y para iniciar el trabajo informativo y organizativo de la sesión México del Tribunal Permanente de los Pueblos, que dará comienzo en octubre de 2011.

Para leer el texto completo:

http://www.afectadosambientales.org/asamblea/s%C3%A9ptima-asamblea-nacional-de-afectados-ambientales

Visita a la cascada: el río Santiago a la salida de Juanacatlán.

¿Qué es eso verde?

Visitamos el lugar más asqueroso que he olido la semana pasada. Pensaba que los baños públicos, las calles, las alcantarillas y los canales eran una porquería, pero nunca había inhalado la peste del agua verde ni el hedor de la “espuma que mata”. Quisiera que la problemática se redujera a un aroma, pero no es así. Aquí me limito a compartir un poco de lo que pude ver, en vista de que no hay dispositivo que capte muchos otros sentidos.

Nos fuimos acercando al lugar. Un compañero no resistió y se cubrió la nariz con un paño. Yo no dejaba de sentir comenzón en el brazo izquierdo.

Más cerca…

No soy experto en química pero estoy seguro de que “agua” no significa eso que vimos ahí.

La espuma que mata…

La gente antes se bañaba en ese río. ¡Mi propio abuelo pescaba ahí! ¿Qué pasó?

¿Agua?

Creo que un acercamiento a la imagen anterior es conveniente. Alguien por favor explique qué es ese fluido. Entiendo que la gente diga que el verde es vida pero yo no me arriesgaría a tomar un vaso con agua extraída de ahí.

¿Qué es eso verde?

Realmente veo las fotografías y siento náuseas. Quien no las sienta después de un rato de observar esto debe tener un estómago muy fuerte o debe necesitar lentes con mucho aumento.

Adiós Juanacatlán.

La visita no fue muy larga, pero sí fue suficientemente ilustrativa. A unos metros del lugar aparece el letrero que se muestra a continuación.

Sí: tierra, bosque… ¿río, agua?

Eso de “gobierno municipal 2010-2012″ me hace pensar que vienen tiempos de elecciones. Las acciones -no sólo propuestas- de saneamiento deberán ser un factor relevante a considerar al momento de tomar una decisión. ¿Quién? ¿Qué político se apuntará para trabajar en esto? Como ciudadanos no podemos dejar de insistir: la problemática nos involucra a todos.

Asamblea Regional de Afectados Ambientales

Están todos invitados este sabado a la Asamblea de Afectados Ambientales, 9 de abril en Poncitlán. Al hacer clic en las imágenes se abrirán en grande para más información

 

Relatan afectados sus padecimientos por vivir al lado del Río Santiago

Informador Redacción / AMOL/El Informador/18-03-11

Habitantes exhiben los problemas de contaminación generados por el Río Santiago. A. GARCÍA

Estudiantes del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) recibieron la visita de diversos residentes de comunidades próximas al cauce del Río Santiago, para escuchar de viva voz los padecimientos a los cuales se exponen día con día por su cercanía al contaminado afluente.

Los olores desagradables, las constantes complicaciones por enfermedades respiratorias y digestivas, y la imposibilidad de, siquiera, tocar las aguas que fluyen por el torrente, llegaron a oídos de los universitarios, quienes se dijeron “comprometidos” con la restauración del otrora atractivo turístico.

“Fue cambiando muy poco a poco, pero por allá de los años 50 había muchísima agua y estaba muy bonito. Los pescadotes estaban bien grandotes; es de lo que yo me acuerdo. Ahorita ya se acabó todo eso y no hay nada de pesca en el río”, relató don José González Llamas, quien desde hace más de seis décadas ha tenido su lugar de residencia en el municipio de San Cristóbal de la Barranca.

A lo largo de los años ha podido ver cómo ocurrió un cambio tan drástico, lo que lamentó y expuso abiertamente; al menos un centenar de escuchas atendieron cada frase que provenía de su experiencia de vida.

Los gobernantes, dijo, únicamente alimentan a la población con falsas esperanzas, pues la cercanía con las elecciones es un tiempo propicio para acudir a buscar el voto ciudadano, aunque después “se olviden” de las promesas realizadas.

“Ya vamos a empezar de vuelta con las campañas; entonces yo me voy a meter como entrometido y decirles: ‘sí señor, pero nos lo va a dar por escrito’, porque los que han pasado no han tenido palabra. Tendrán para otra cosa, pero para eso se les olvidó”.

Otros ciudadanos coincidieron en que, si bien es prioridad que las autoridades se hagan cargo de los problemas ambientales que pesan en torno al Santiago, también existe una gran apatía por parte de la comunidad:

“Esperamos que llegue el Gobierno y nos arregle el problema, hay apatía y no hay voluntad política, además de intereses de las industrias que tiran sus desechos”.

Consternados por los padecimientos de los hogares impregnados por aromas nauseabundos la mayor parte del día, varios de los estudiantes se comprometieron a ayudar, en la medida de sus posibilidades, para que la crisis en torno a las aguas del canal de desechos metropolitanos se reduzca sustancialmente.

“Hay que acudir con el diputado local y exponerle estas inquietudes; que el pueblo al cual representan presione para que ellos (los funcionarios públicos) también hagan su trabajo”.


PARA SABER

El ITESO cuenta con una planta interna para tratar las aguas de residuo que se generan ahí. El líquido reutilizado se destina al riego de jardines.

Santiago, momentos muertos en la cafetería de la Biblioteca ITESO

"Diálogo tecnológico", de Eric Alvarado.

Al llegar a la cafetería de la biblioteca del ITESO cualquiera puede encontrar gente cómoda comiendo o absorta pero en su computadora. Por lo visto ninguno se da cuenta de la exposición que tienen en frente. ¿O será que ya están cansados de ver algo tan asqueroso?

Santiago, Momentos Muertos exhibe alrededor de 30 fotografías que cuelgan de finos hilos en un orden casi desordenado mientras las imágenes obligan a quien las vea a experimentar malos olores. Al subir las escaleras lo primero en ser visto quizá sea el mapa de la cuenca diseñado por Carla Herleal, diseñadora en el voluntariado Por Nuestro Río iniciado por Étienne von Bertrab el año pasado. Quizá eso o el texto en dos columnas que no apetece leer a nadie, o la invitación a la exposición impresa en grande que está al lado de las obras del grupo de voluntarios y de otros personajes ajenos al mismo.

Bienvenidos a las Niágaras Mexicanas”, recibe la primera foto con su título, mostrando la cascada llena de espuma blanca, la espuma que mata. Abajo de ella, otra foto pregunta: “Santiago, ¿ciencia ficción?

Por fin una chica llega comiendo frituras y se sienta a ver la invitación y las fotos, pensativa y masticando con la boca abierta. Se limpia las manos al comer otra papa y la pregunta cabe ¿cómo alguien puede comer con esas imágenes en frente?

Por otro lado una maestra de ruso toca con inglés al estudiante con quien habla en inglés. No parece ver que atrás de él se encuentran las “Paredes de Espuma” y al lado las “Hierbas Malas”. Un hombre alterna mirarlos a ellos y al libro que tiene en la mesa, pero no al “Río de alguna vez” ni “La ¿vida? a través de la muerte”, fotografía de Santiago Jaime que muestra un vertedero -el relleno sanitario Los Laureles- atascado del desperdicio, consecuencia del consumo que no hace nada bien al pobre perro que aparece a cuadro, como mirando a la cámara. Pariente, también de Santiago Jaime se muestra otra foto de la misma familia, de la misma basura “Destino de nuestro consumo”, pero Trofimova sólo se ríe. El sufrimiento ajeno no parece importarnos mucho.

La chica que observaba las fotografías con sus frituras termina, tira la basura en donde todos creemos que va -¿adónde va después del bote, perdón?- y deja la cafetería. Incluso entre los grupos de jóvenes la gente está embebida en sus computadoras y platican, multitaskers, con máquinas y otras personas al mismo tiempo, pero no del río.

Diálogo tecnológico” nos muestra un monitor en tierra seca, un rastro más de la basura que vamos dejando por ahí como si no importara. Las fotos incluyen un pequeño papel blanco con algunos comentarios; en este caso, el papel lanza otra pregunta: “Todo a un click de distancia, pero ¿cuánto nos separa de la contaminación en la cuenca del Santiago?”. Las letras impresas también critican: “Es ésta la nueva sociedad de la tecnología que a pesar de su presunción de grandes avances, no ha logrado responder a los problemas ambientales. Tal vez estamos equivocándonos de camino”.

La gente incluso pone música con sus computadoras mientras platica de trivialidades: “las famosas de antes”, dice uno, mientras entra otro con un celular en la mano, pero pegado a la oreja. “Diálogo tecnológico” se nos restriega en la cara de nuevo. Las telecomunicaciones han ganado la batalla, mientras se prefiere hablar con alguien a kilómetros de distancia, pero no nos atrevemos a mirar lo que se encuentra un metro al lado.

¿De dónde viene y a dónde va el AGUA que consumimos?

El agua que desechamos después de usarla NO desaparece NI se limpia sola… el río Santiago la recibe

La zona metropolitana de Guadalajara (ZMG) es el segundo centro urbano más poblado de México con un aproximado de 4 millones y medio de habitantes, y se conforma principalmente por los municipios de Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque, Tonalá y Tlajomulco de Zúñiga.

El acelerado crecimiento que ha presentado la ZMG en los últimos años, además de representar un reto para el desarrollo urbano, representa un gran consumo de recursos y energía, y una producción desmedida de desechos.

La ZMG es rodeada por el río Santiago, el cual inicia su recorrido desde el lago de Chapala, nuestra principal fuente de abastecimiento de agua. El consumo promedio de agua por habitante al día, dentro de la ZMG supera lo recomendado por la Comisón Nacional del Agua, e incluso, a los estándares internacionales, pues llega a exceder los 250 litros por habitante al día.

El problema generado por el alto consumo de agua, no termina allí, pues una vez que la utilizamos tiene que ir a algún lugar. Idealmente, nuestras aguas residuales deberían ser tratadas en plantas especializadas para luego ser vertidas a algún cuerpo de agua. Desafortunadamente, en nuestra realidad, la mayoría de nuestras aguas sucias van a dar directamente al río Santiago.

En total, según datos del INEGI, la ZMG descarga 630 millones de litros de aguas residuales diariamente, lo que equivale aproximademente a ¡252 albercas olímpicas de aguas sucias! De las cuales tan sólo se trata el 2% de ellas.

Del  total, nosotros con nuestras descargas domésticas contribuimos con el 84% de las aguas sucias que se vierten al río, por lo que esto nos convierte en actores directos de la calidad actual del agua que circula por el río Santiago aguas debajo de la ciudad.

¿Qué queda por hacer como poblador de la ZMG?

Sé un usuario responsable:

  • Disminuye tu consumo de agua: mientras menos la usamos, menos la contaminamos.
  • Utiliza productos de limpieza biodegradables y amigables con el medio ambiente.
  • Exige a nuestras autoridades tarifas de agua justas y un saneamiento de nuestras aguas residuales: el que más usa y más contamina, paga más para que existan los recursos económicos necesarios para el tratamiento de nuestras aguas sucias.

FUENTES CONSULTADAS

Gobierno del estado de Jalisco, Zona Metropolitana de Guadalajara, disponible en: http://www.jalisco.gob.mx/wps/portal/!ut/p/c4/04_SB8K8xLLM9MSSzPy8xBz9CP0os3gzb2djr1AXEwMDZ3NLA08DF09flyBfI1MvE_2CbEdFAKYcPIw!/

Durán, J. Juan Manuel, Crisis ambiental en el lago de Chapala y abastecimiento de agua para Guadalajara. (Economía regional). Ver en: http://www.allbusiness.com/professional-scientific/accounting-tax/839240-1.html

SEMARNAT, 2002, Dirección de Estadística e Indicadores Ambientales, Ambiente Urbano, disponible en: http://app1.semarnat.gob.mx/dgeia/estadisticas_ambientales/compendio/05ambiente_urbano/zmg.shtml

 

Santiago, Momentos muertos: exposición fotográfica

Invitación a la exposición fotográfica

Invitación a la exposición fotográfica. Cafetería de la Biblioteca ITESO.

El río Santiago, como parte de la cuenca hidrológica Lerma-Chapala-Santiago, nace en la laguna de Chapala y fluye atravesando varios pueblos y corredores industriales, rodeando así la Zona Metropolitana de Guadalajara. Finalmente, y después de encontrarse con un sistema de cuatro presas hidroeléctricas que lo embalsan, desemboca en la planicie costera de Nayarit.

¡El Santiago es nuestro río! No le pertenece únicamente a quienes ven, huelen y sienten de cerca y diariamente su contaminación, sino a todos los que gozamos de sus beneficios, depositamos en él nuestros desechos y sufrimos directa o indirectamente sus impactos. Por ende, tenemos responsabilidades y compromisos con nuestro río, pues comprometernos con él es comprometernos con nuestra vida.

La contaminación del río y sus consecuentes impactos ambientales, sociales y en la salud, se enmarcan dentro de una inexistente gestión integral del agua y se traducen en una larga lista de violaciones a los derechos humanos y en un severo daño ecosistémico. Por ejemplo, la primera presa después de la ciudad de Guadalajara, se encuentra azolvada debido a los desechos sin tratar que salen de la metrópoli, lo cual además de afectar la vida acuática emite gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático global.

Jóvenes voluntarios con cámara en mano, detuvimos nuestra mirada alrededor del Santiago en algunos puntos de su curso: El Salto, Las Pintas y San Cristóbal de la Barranca, para capturar la contaminación en imágenes.

Si el agua refleja la cultura ¿Qué dice el río Santiago de nosotros? ¿Qué dice el olor putrefacto de nuestro río sobre la manera en la que nos estamos relacionando con lo que ha sostenido desde siempre nuestra existencia?

Mira tu cuenca, mira tu río y dinos ¿Qué te dice de ti, de nosotros? ¿Qué sabes de los seres humanos y las especies que están muriendo por tener contacto con el río que antes nos permitía la vida? El agua que nos daba vida, ahora nos da muerte ¿Qué y quiénes estamos detrás de esto?

La imagen muerta de un río que fluye,
los excesos del progreso,
pasmos de una emergencia ambiental
Pudieron ser también títulos de la exposición fotográfica que tienes de frente…
intentando mover conciencias… Por Nuestro Río.

"Pool", de Rafa Chávez.

Fotografía por Paulina B.

Fotografía por Momo.

Para ver más fotografías de la exposición, ve a la cafetería de la Biblioteca del ITESO.

Minimiza Gobierno contaminación

Andrés Martínez/Mural/01-03-11

Fotografía (independiente del texto) por Santiago J.

Los tres niveles de Gobierno minimizan el problema ambiental del Río Santiago y no buscan una solución integral de fondo, consideró ayer el Tribunal Latinoamericano del Agua.

La instancia internacional de justicia ambiental para la discusión y el análisis de controversias sobre problemas hídricos en América Latina reiteró, en un comunicado, su preocupación por la grave situación que persiste en el cuerpo de agua, donde se han profundizado las afectaciones ambientales y la salud de los habitantes de la zona.

“Se identifica una estrategia mediática, que busca relativizar el problema y dar a las soluciones técnicas parciales, un alcance que no corresponde al de una visión integral, capaz de solucionar de fondo los problemas ambientales y los conflictos sociales que genera la situación del río”, describe el documento.

El documento señala que si bien las soluciones técnicas, como la construcción de las megaplantas de tratamiento de aguas residuales de El Ahogado y Agua Prieta, pueden coadyuvar a resolver algunos aspectos importantes de la problemática, se necesitan implementar perspectivas más amplias y con una participación social real.

“Es necesario que en el caso del Río Santiago, se incorpore de manera decidida la perspectiva ecológica del ciclo del agua, así como la necesidad de una verdadera, consistente y efectiva participación social, para darle tratamiento profundo a las causas de la contaminación y no solo a sus efectos”, indica el texto, el cual fue signado por Javier Bogantes, director del Tribunal Latinoamericano del Agua.

Desde enero de 2009, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) emitió una macrorrecomendación con 172 puntos para que las autoridades involucradas tomaran cartas en el asunto de la contaminación del Río Santiago.

Como respuesta a esta recomendación, en septiembre del año pasado, el Gobierno del Estado publicó el Decreto de Alta Fragilidad Ambiental de la Cuenca de El Ahogado.

Sin embargo, fue hasta el martes pasado cuando la Secretaría del Medio Ambiente para el Desarrollo Sustentable instaló el Órgano Técnico Mixto del Decreto de Fragilidad Ambiental de la Cuenca de El Ahogado, el cual tendrá como propósito darle seguimiento a lo dispuesto en el documento del Gobierno estatal.

Y seguimos abriendo brecha… Por Nuestro Río

El Río Santiago necesita de acciones de saneamiento de manera urgente, pero no es posible realizarlas sin que la ciudadanía de la Zona Metropolitana de Guadalajara adquiera conciencia de lo que está sucediendo. Con este motivo organizamos los siguientes eventos para el día de la Comunidad Solidaria en el ITESO. Mostramos aquí un itinerario de lo que llevaremos a cabo. La asistencia es libre y habrán actividades de diversos tipos, desde exposiciones e intervenciones hasta un recorrido por una instalación basada en la realidad del río. ¡Hagamos ruido!

¿Qué refleja el río Santiago de nosotros?

1 Exposición Fotográfica: “Santiago, momentos muertos”
Imágenes que documentan la realidad de la cuenca del Río Santiago
Fotógrafos: Alumnos Por Nuestro Río
Inauguración 14 de marzo 11:00 hrs. / Explanada Biblioteca
Marzo 14 al 15 abril / Terraza de la Biblioteca

2 Vente al ITESO en bici: pedalea Por Nuestro Río
Colectivo Movilidad Solidaria
Miércoles 16 de marzo / 8:15 hrs.
Salida de Av. Las Rosas y López Mateos. Llegada al ITESO 9:00 hrs.

3 Intervención: Bienvenid@ al Río Santiago
Recorrido por la realidad del río. Instalación
Miércoles 16 de marzo / Plazoleta Central

4 Ser libres es: consumir responsablemente
Punto de interacción para entender lo que es el Comercio Justo y solidario
Miércoles 16 de marzo / 9:00 a 18:00 hrs. / Frente a Plaza de los 50 Años

5 Foro: El Río Santiago y su palabra
Testimonio de aquellos que ven, huelen y sienten diariamente la contaminación del río Santiago
Participan: Pobladores cercanos al Río Santiago.
Jueves 17 de marzo / 9:00 hrs. / Terraza de la biblioteca

6 Foro: Emergencia ambiental en el Río Santiago… ¿Y a mí qué?
Reflexión y Diálogo entre profesionistas y alumnos.
Participan: Heliodoro Ochoa, Ecología Política del CIFS y Andrés Martínez, Economista, periodista de El Mural.
Modera: Rodrigo Flores.
Jueves 17 de marzo / 11:00 hrs. / Terraza de la biblioteca

Blog WebMastered by All in One Webmaster.